Capis

Café CapisEs de los excrementos del coatí que comió cerezos de cafeto en la selva peruana.

Dice: Café Especial de Jesús Andía.  Procesado naturalmente por coatíes.  Producido en Mapati sobre un piso ecológico de 1600 a 1800msnm en Satipo, Junín.

···

De la bolsa, inicia con un concentrado olor a aceite de maníes que se aligera en un dulce especiado complejo que tiene madera, azúcar rubia, hongos (shitake), estímulo de pimienta y frutos secos “rancios” (concentración del olor grasoso).

PRENSA: surge un olor achocolatado grasoso con tostado profundo, recordando a un créme brulèe caliente e intenso; además, tiene un ligero aroma vegetal por retro-nasal.  En posteriores sorbos se percibe algo de acidez y un fresco dulzón apimentado.  Su pos-gusto recuerda al toffee dark (el más oscuro, marrón profundo).  En taza seca, un curioso frutal de guindones.

POUR OVER: su olor es indistinto.  El primer sorbo tiene ligera acidez que se mantiene hasta el último sorbo.  Se deja sentir un aliento tostado herbal muy elegante; el pos-gusto es achocolatado y acaramelado con algo de “hojas verdes” (recuerdo a la clorofila); después de un momento se puede sentir un estímulo apimentado.  Por retro-nasal, una sutil cáscara de naranja y, luego, laurel.  En taza seca, dulzón acaramelado.

MOKA: huele a planta quemada dulce.  El 1er sorbo sabe a frijoles hervidos (sin sazón alguna), luego, aparece una ligera acidez que se mantiene hasta el final, incrementándose, de forma sutil, con la tibieza.  Deja un pos-gusto a laurel tostado; el final es terroso y cenizo.

EN FRÍO por 8h: es una ligera bebida con acidez notoria no-dominante, aliento tostado y pos-gusto amargo y dulzón.